La mujer más obesa del mundo ha perdido casi 400 kilos