Una criatura encallada en Nueva Zelanda intriga a todos